Beneficios de la terapia de ozono o ozonoterapia

Por CEMTI

Los avances de la ciencia médica han permitido desarrollar un tratamiento complementario, el cual está basado en las propiedades oxidantes del ozono (O3) para activar y favorecer a los sistemas de defensa antioxidante… su nombre terapia de ozono o ozonoterapia.

 A pesar de que el concepto es reciente, en realidad su historia es más añeja de lo que creemos. La primera referencia en el uso de ozono la tenemos con Werner von Siemens, quien en 1857 ensambló el tubo de aceptación primario para la pulverización de microorganismos. Para la segunda década del siglo XX, otro alemán, el químico Justus Noble von Liebig, fue el primero en considerar los recursos del ozono para uso humano.

 ¿Qué es la ozonoterapia?

El término ozono se vincula, de primera instancia, con un gas de la estratosfera terrestre que protege nuestro planeta, pero en este caso nos referimos al ozono médico que se mantiene de forma libre y se produce mediante equipos generadores de ozono que permiten el cuidado del cuerpo.  La mezcla entre oxígeno y ozono puro (en porcentajes muy bajos) puede entenderse como un fármaco; dicha mezcla se suministra a través de una máquina diseñada específicamente para ello. Como todo fármaco tiene sus beneficios.  

Una de las cualidades es su efecto antiinflamatorio y analgésico, además de ser un bactericida con lo que se puede manipular la sangre de manera segura. Pero posiblemente el principal beneficio es su efecto antioxidante; en este sentido la ozonoterapia no se distingue por curar una enfermedad específica ni actúa como un medicamento. Más bien se trata de un estimulante para evitar el deterioro del organismo, una vez que el ozono se activa en las encimas éstas se encargan de eliminar los denominados radicales libres que son los causantes del envejecimiento de las células.  

 Su aplicación

Dicha mezcla se puede suministrar vía venosa, intramuscular, rectal u oral, pero en CEMTI a lo que más recurrimos es a la autohemoterapia que consiste en extraer sangre del paciente y “ozonificarla” (pasarla por ozono médico) para inyectarla nuevamente al paciente. Esta vía de suministro permite mejorar las defensas del organismo, mejorar la calidad del sueño y el rendimiento físico.

Sobre el estrés oxidativo

De acuerdo con el Instituto Internacional de la Melatonina, “El estrés oxidativo es el proceso de deterioro celular dependiente de la producción de radicales libres. Los radicales libres son generalmente átomos o moléculas pequeñas con alta capacidad reactiva, y que son consecuencia en la mayoría de los casos del metabolismo aerobio. Es decir, el oxígeno, molécula necesaria para la vida pluricelular, tiene como contrapartida su capacidad de inducir la formación de dichos radicales libres a través de reacciones redox.

Se sabe que hoy en día el estrés oxidativo es la causa de más de 200 patrologías, es decir que hay un buen número de trastornos anatómicos y fisiológicos donde puede intervenir la ozonoterapia. De esta manera, enfermedades como colitis nerviosa, ulceras varicosas, artritis reumatoide, diabetes, insuficiencia renal, demencia senil, hipertensión arterial cirrosis e incluos cáncer (y sus efectos de quimioterapia), entre muchas otras, pueden ser tratadas con ozonoterapia.

Terapia de ozono o ozonoterapia, en CEMTI

Si quieres mayor información sobre este tratamiento, contáctanos y con mucho gusto te asesoramos para darte los alcances de esta técnica para erradicar o disminuir tu padecimiento.