Cervicalgia

Por: Ximena Saavedra, Quiropráctica

Significa dolor  en la región cervical, donde se encuentran muchos tejidos sensibles en una zona relativamente pequeña y compacta. El padecimiento puede producirse por irritación, lesión, inflamación e incluso por infección de casi cualquiera de los tejidos existentes. Los posibles puntos de origen del dolor son: ligamentos, articulaciones facetarias, periostio, cápsulas,  vértebras, paredes venosas, anillos fibrosos, disco intervertebral, raíces nerviosas y músculos.

Los mecanismo de lesión puede ser agudo o crónico

Agudo: De los músculos del cuello, a causa de un traumatismo. Un ejemplo clásico es el choque automovilístico por alcance (impacto en la parte trasera del auto), el cual puede producir una presión intramuscular excesiva y un desgarro muscular. Consecuentemente se genera una inflamación y se desencadena el dolor (lesión de latigazo).

Crónico: Lesiones mecánicas, esto significa actividades recurrentes. Por mencionar alguna, la referente a permanecer mucho tiempo en la computadora, la flexión excesiva y durante periodos largos al utilizar el celular, dormir con dos o tres almohadas.

Dependiendo de qué estructuras sean afectadas, el dolor se localizará en su lugar de origen o a distancia. Un gran porcentaje de los dolores cervicales se asocia con mala postura, ansiedad, depresión, actividades deportivas, laborales o escolares.

Síntomas asociados

• Dolor de cabeza

• Disminución de la audición

• Dolor con un trayecto hasta los dedos de la mano

• Limitación de ciertos movimientos principalmente al girar o flexionar de lado.

Forma de diagnosticarse

• Radiografías

• Resonancia magnética

• Tomografía

Tratamiento

Una alternativa para este padecimiento es la quiropráctica, ya que es una profesión sanitaria encargada de corregir problemas biomecánicos. Lo anterior quiere decir que no trata el dolor si no que  busca la raíz y origen del problema. Se basa en estudios de imagen, de postura y de un interrogatorio para realizar las correcciones vertebrales necesarias; a esto se le denomina ajuste. En la mayoría de los casos el padecimiento llega a afectar el estado de ánimo del paciente, ya que no puede realizar las actividades más básicas como caminar o permanecer sentado o acostado; es por ello que el ajuste quiropráctico favorece a la calidad de vida. Lo anterior se complementa con recomendaciones de "higiene de columna" que representan un autocuidado en las actividades que realizamos cotidianamente.

 

Conclusión

Representa, para cualquier país, un problema de salud; ha sido evidenciado tanto en prevalencia como en duración. Aproximadamente el 54% de las personas han experimentado un dolor de este tipo en los últimos 6 meses.