En ocasiones la rigidez y la inmovilidad de articulaciones ocasionadas por dolor son producto de las adherencias, las cuales pueden aparecer tras una herida o una cirugía. ¿Pero cómo se forman éstas? Básicamente se trata de una acción autopoiética (sistemas que tienen la capacidad de crear o destruir elementos de su propio entorno) de nuestro cuerpo ante una herida, fractura, contusión o intervención quirúrgica, ya que éstas provocan un daño ya sea en el tejido u órganos mediante la acumulación de sangre en la zona.

cemti-adherencias

Dicha acumulación provoca el aumento de la proteína denominada colágeno, la cual funciona como una especie de “pegamento natural”; cuando la producción de este componente es excesiva es probable que se acumule en los diferentes planos de los tejidos u órganos. Lo anterior provoca una unión anormal o patológica entre dos estructuras anatómicas que normalmente están separadas.

¿En dónde puedes aparecer las adherencias?

Las adherencias pueden aparecer prácticamente en cualquier parte del cuerpo, ya que tanto los tejidos como los órganos presentan una superficie resbaladiza para que puedan moverse y acomodarse con los movimientos del cuerpo, y es precisamente en ese tipo de superficie la que favorece a las adherencias. Son muy frecuentes ante un traumatismo, fractura o cirugía, sobre todo ante una intervención abdominal.

Las adherencias en los tejidos provocan falta de movilidad, rigidez y evidentemente dolor; tienen una mayor repercusión cuando se forman en regiones articulare (rodillas, muñecas, codos, cadera). Las adherencias en el intestino pueden causar obstrucciones parciales que provocan síntomas como vómitos, cólicos, distensión abdominal, imposibilidad para eliminar gases y estreñimiento; una obstrucción completa del intestino es causa de riesgo vital.

Es importante mencionar que en ocasiones la presencia de colágeno es tan alta que provoca fibrosis, es decir una gran cantidad de tejido fibroso acumulado; en ese caso, la recuperación es más laboriosa e implica mayor cuidado y paciencia.

¿Cómo se pueden atender?

Las adherencias vinculadas a los tejidos generan pérdida en el rango de movimiento producto del dolor; esa ausencia de movimiento favorece a las estructuras pegadas por lo que es muy importante intentar darle movimiento al tejido bajo la supervisión médica. Una alternativa dentro del campo de la medicina alternativa e integrativa es la acupotomología o acupotomia la cual permite, a través de una micro intervención, la punción al tejido blando patológico.  En el caso de una obstrucción intestinal, el beber agua y una diera baja en fibra puede facilitar el paso de los alimentos.

Cabe destacar que desde el punto de vista lingüístico y normativo, es mejor utilizar el término brida para aludir a la adherencia causante de la oclusión intestinal, reservando el término adherencia para referirse a la unión anormal entre superficies peritoneales.