Ventosas

Se trata de una práctica milenaria, la cual ha ido evolucionando con recursos y prácticas científicas que han favorecido su desarrollo. Jason Miller, educador de la International Cupping Therapy Association dice que “la humanidad ha utilizado esta terapia durante miles de años a lo largo de lo historia, con tendencias o sin ellas”   

El tratamiento con ventosas consiste en colocar ya sea vasos de vidrio o bombillas de plástico que efectúan, bajo la supervisión y aplicación de un profesional de esta área, una succión de la piel que puede durar entre 10 a 30 minutos. Dicha succión lo que provoca es que la piel se aleje de los músculos subyacentes y que el flujo de sangre circule por ahí; de esta manera se estimula y favorece la funcionalidad de la estructura muscular al eliminar patógenos y estimular una respuesta inmunológica.