BEATRIZ MANDUJANO

Lic. en Enfermería

En el libro 1Q84, de Haruki Murakami, una enfermera afirma: 

“Cuando me preparaba para ser enfermera, aprendí una cosa: las palabras alegres provocan que los tímpanos de la gente se estremezcan con alegría. En las palabras alegres hay vibraciones alegres. Independientemente de que comprendan o no lo que se les está diciendo, los tímpanos vibran con alegría. Por eso a las enfermeras nos enseñan que tenemos que decir cosas alegres en un tono alegre.”

Para mí, la enfermería es una forma de entender y procurar al otro. Por eso estoy muy orgullosas de mi profesión, y todos los días la ejerzo con enorme orgullo.