La artrosis no es un padecimiento exclusivo de la rodilla, de hecho se puede presentar en cualquier articulación. El presente artículo se centra en el dolor denominado gonalgia y en el desgaste específico de la rodilla. 

Si sientes que pierdes estabilidad, si subir o bajar escaleras es un martirio o te chasquean las rodillas, posiblemente padezcas gonartrosis o artrosis de rodilla.

Se trata de un padecimiento articular crónico, degenerativo y progresivo, donde el cartílago que recubre las articulaciones se desgasta. Las consecuencias son dolor y pérdida de la función articular producto de la afección inflamatoria, reduciendo la calidad de vida. El padecimiento está asociado principalmente al proceso de envejecimiento, pero hay otras causas como el sobrepeso, las sobrecargas persistentes o movimientos repetitivos mal ejecutados.

La artrosis de rodilla ocurre lentamente, incluso puede tardar entre 10-12 años en presentar síntomas. Lamentablemente la nula prevención, han colocado a este padecimiento como la causa de discapacidad física más frecuente dentro de las enfermedades articulares. 

Existen 5 grados de desgaste, los cuales dependen del proceso degenerativo de la articulación, la deformidad de los extremos de los huesos, así como de la disminución de los espacios articulares y la aparición de cambios degenerativos (osteofitos). Cuanta más rigidez tiene una articulación, más se deforma porque está más vulnerable a los depósitos de calcio.

 

Solución quiropráctica para prevenir y tratar la artrosis

Como en todos los temas, siempre será mejor prevenir. El licenciado en quiropráctica tiene la capacidad de analizar y corregir posibles subluxaciones en la columna vertebral, las cuales pueden ser el origen de la alteración biomecánica de la rodilla.

En el caso de una artrosis ya establecida es importante conocer el nivel de desgaste, así como los antecedentes del paciente (edad y estilo de vida). Cada persona tiene un tratamiento específico, e incluso cuando hay un desgaste muy avanzado u osteoporosis el complemento de disciplinas, como la acupuntura, ayuda a progresar de forma más rápida y efectiva.

La quiropráctica es una alternativa para mejorar la calidad de vida, ya que se enfoca en problemas biomecánicos y realiza ajustes sobre la columna vertebral así como en las extremidades. También mejora la distribución del peso, el rango de movimiento y permite, de manera paulatina, retomar las actividades cotidianas siempre y cuando conozcamos cómo podemos autocuidarnos mediante la higiene de columna.

 

Para su diagnóstico

Es importante realizarse una radiografía de rodilla comparativa vistas AP y LATERAL, ultrasonido o una TAC, así como una resonancia magnética.

Realización de historia clínica, valoración, pruebas ortopédicas de diagnóstico, valoración de postura.   

 

Posibles tratamientos para evitar este tipo de molestias

Un calzado con poca altura.

Plantillas con un diseño especifico y personalizado (en caso de que se requiera)

Utilizar rodilleras o vendaje kinesiológico. (en caso de que se requiera)

Utilizar hielo para aliviar el dolor.

Terapias alternativas como rehabilitación y acupuntura  

Tratamiento farmacológico.

Infiltraciones

Plasma rico en plaquetas (PRP)

Cuando ningún tratamiento da resultado se sugiere la cirugía.